Inicio  /  Noticias

Con determinación, Daniela Martínez cambió el rumbo de su vida

 25 Apr 2020

En agosto del 2018, Daniela Martínez inició su camino en el ParaTaekwondo, y en menos de dos años de practica en esta disciplina, la chihuahuense ya puede presumir que competirá en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

Martínez de niña practicaba atletismo, y más adelante lo hizo con el futbol soccer donde ahí si compitió a nivel nacional, y lo hacía en la modalidad convencional. En abril del 2018 fue cuando llegó al deporte adaptado, luego de ir a una competencia de atletismo en Querétaro donde la detectaron y la mandaron a llamar para que entrenara en el Centro Paralímpico Mexicano (Cepamex).

En julio del 2018 finalmente llegó al Cepamex para incursionar en el atletismo, sin embargo, poco tiempo le duró el gusto, ya que le vieron cualidades para practicar taekwondo, y la mexicana aceptó el reto.

Y ese breve camino ha sido exitoso ya que entre sus logros esta el oro en los Juegos ParaPanamericanos de Lima 2019, el oro en el México Open 2020, y el primer lugar en el Clasificatorio Continental de Costa Rica, y que le dio el  boleto a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, en la categoría K44 más de 58 kilos. Ahora en la justa paralímpica buscará seguir sorprendiendo.

¿Cómo llegó el taekwondo a tu vida?

“Inicié a practicar taekwondo a mediados de agosto del 2018. Me hizo la invitación la profesora Jannet Alegría para comenzar a incursionar en esta disciplina y fue un reto para mi, ya que anteriormente de pequeña hice atletismo pero nunca competí a nivel nacional, y en lo único que participé a ese nivel fue el futbol soccer. En abril del 2018 inicié en el deporte adaptado, en el atletismo, y fui a una competencia en Querétaro, y ahí fue donde me mandaron a concentrar en el Centro Paralímpico Mexicano, pero solamente estuve dos semanas con ese deporte, porque ya después la profesora Jannet Alegría, me vio el somatotipo para poder practicar esta disciplina, y me hizo la invitación, y fue cuando empecé a entrenar en Chihuahua con el profesor Isaac Rojas, ya que la profesora me refirió con él”.

Cuando te dijeron que tenías capacidades para practicar taekwondo ¿Qué fue lo que pensaste?

“Si me dio cierto miedo, porque nunca había practicado un deporte de contacto, y lo más agresivo fue para mi fue el futbol. Siempre he hecho ejercicio en mi vida, pero no un deporte y competencia. Me gustaba aceptar los retos y aprovechar las oportunidades, por lo tanto, probé esta disciplina, y cuando fui a la primera clase me gustó, y también influyó mucho el recibimiento de la escuela donde llegué, entonces la verdad desde el primer día que estuve ahí me gustó, y me fue llamando mucho la atención, y así nunca falté a entrenar”.

¿Cuál fue tu primera competencia?

“Fue a los dos meses que inicié la práctica de este deporte, y fue en el selectivo nacional de Torreón. Ahí me dieron la oportunidad las profesoras Verónica Santana y Jannet Alegría, y el presidente de la Federación Mexicana de Taekwondo, de formar parte del equipo nacional. Sinceramente nunca me imaginé poder llegar a tal grado, y mejor me veía haciendo otros aspectos de mi vida, pero en lo deportivo no”.

Después de ya ser parte de la Selección Nacional ¿Qué vino para ti?

“Tuve mi primera competencia internacional, el Us Open 2019 en Las Vegas, donde obtuve un bronce, y fue el primer podio que tuve, donde sentí emoción y alegría, además satisfecha por el trabajo que se realizó. Antes de competir me dio nervios y miedo, porque sabía que no tenía mucha experiencia, y antes de asistir a la competencia, mis compañeros, que ya tenían esa experiencia, me decían qué estas haciendo, pero nunca me eché para atrás, y siempre he tratado de dar lo mejor posible y dar el mejor resultado”.

Esa primera medalla ¿te impulsó a seguir tu camino en este deporte?

“Después vino el México Open en la Ciudad de México, donde logré el bronce, y ahí me sentí con mejor ritmo, y aunque no obtuve lo que quería, fue la primera vez que me enfrenté con la actual campeona mundial de mi categoría, y le di buena batalla. Ya después de ese torneo siguieron los Juegos ParaPanamericanos de Lima 2019”.

En esos ParaPanamericanos ¿sientes que fuiste la sorpresa del torneo al ganar el oro?

“Sí. Sorprendí a todos y a mi misma. Fue algo que me llenó de mucho orgullo y en todo el tiempo que estuve entrenando me estuve mentalizando, y me decía que sería la mejor en mi categoría, y eso influye, las ganas que uno le echa y que creamos en uno mismo, y obviamente el trabajo realizado con la profesora Jannet fue muy bueno”.

¿Ese oro te motivo para ir en busca del siguiente paso, que era ir por el boleto a los Juegos Paralímpicos?

“Sí. La verdad creí más en mí y me dije vamos por más, y uno siempre tiene hambre de llegar más lejos. Escuchar el Himno Nacional, me recordó que en el aeropuerto, cuando íbamos a partir a Lima, en una entrevista dije que lo que quería lograr era escuchar el Himno Nacional, y así fue. En el momento que gané no me la creía, no sabía ni qué hacer y estaba en shock”.

Después en este año siguió el México Open en Puerto Vallarta ¿Qué experiencia te dejó?

“Ahí mejoré el color de la medalla tras conseguir el oro, y estuve muy contenta porque sentí que iba poco a poco avanzando y mejorando. Ya después era momento de prepararse para el Preolímpico Continental en Costa Rica”.

Al Preolímpico Continental ¿llegaste confiada para conseguir el boleto a Tokio 2020 tras el trabajo hecho y los resultados obtenidos”

“Estaba muy motivada, pero también sentía un poco de nervios y responsabilidad, porque ya era ganar un pase para el país. Obviamente siempre se compite por el país, pero significaba en ese momento clasificar a la justa más grande en todo el mundo, entonces sentía nervios, pero si estaba muy motivada para buscar la plaza”.

¿Te imaginabas que en tan poco tiempo podrías estar cumpliendo el sueño de estar en unos Juegos Paralímpicos?

“Sí y no. Sí en el sentido sabía que si me lo proponía podría conseguirlo, y la verdad si me tengo fe. Y no, por lo mismo de que era muy corta mi carrera deportiva, entonces como que a veces me ganaba la realidad, y sentía que debía prepararme mejor, y al no tener el mismo tiempo de experiencia que las otras competidoras que van a Tokio, pero las ganas que uno le echa es lo que más importa, además de la preparación”.

¿Cuál es la clave de tener este éxito en tan poco tiempo?

“La clave es la disciplina que uno le ponga, tu responsabilidad, la fe que se tenga de uno mismo, y las ganas de sobresalir, todo eso junto es lo que me ha hecho tener estos logros, y me siento muy orgullosa de lo que he logrado”.

¿Cuál es tu expectativa en Tokio 2020?

“Con este tema de la contingencia, vamos a tener un tiempo mayor para prepararnos, entonces mi visualización es entrenar lo mejor que pueda, con todo el equipo multidisciplinario, seguir cada indicación para poder conseguir y realizar un buen papel en Tokio. El objetivo es el podio, y siempre nos imaginamos estar en lo más alto, y hay que trabajar para ello”.

×
Diga NO! al doping
Programa de Certificación
Beneficios del RUF
¿Para qué el RUF?
Programa de inclusión
Campeonato Nacional Mexicano de Poomsae Virtual Grados Menores